Mil novecientos ochenta y cuatro

Desde que estábamos en el colegio no leía algo de George Orwell.

Leímos en clase de inglés Animal Farm no más. Seguro las directivas no sabían de que trataba el libro, pues supongo que si hubieran sabido no nos habrían dejado leerlo.

Finalmente leí 1984. Depues de años de saber que existía. Un libro escrito en 1949, y aquí voy simplemente a reescribir lo que resalté cuando leí el libro por primera vez en este 2020.

Lo leí porque siempre sabía de qué trataba más o menos por encima, pero siempre pensando que era ficción y que, sí, algunas cosas de que nos vigilan y demás pasan y no son tan graves, después de este  2020 y de ver de lo que son capaces los gobiernos de hacer con nosotros, decidí leerlo.

La idea no es hacer un resumen, sino mas bien dar este vistazo rápido muy por encima con mis primeras impresiones, y alentarlo a usted que está leyendo a leer el libro si le genera la suficiente curiosidad.

En mi opinión, es un libro de lectura obligada. Y mucho más en estos días.

Una de mis frases favoritas de las que vienen es esta:

La función esencial de toda guerra es destruir, no vidas humanas necesariamente, sino el producto de la labor de los hombres.

Yo pienso que estamos en guerra. Esta vez no con balas, sino con un arma peor: el miedo.

Estas a continuación son las frases (y párrafos en algunos casos) que yo resalté durante la lectura.

Traficar en el mercado libre.

Dos minutos de odio.

Liga juvenil antisexual.

Policía del pensamiento.

El primer profanador de la pureza doctrinaria del partido.

Libertad de palabra, de prensa, de reunión y de pensamiento.

Alcanzar un estado de inconsciencia a fuerza de un martillado silabeo.

Falta de lealtad partidaria.

Salvajes ingobernables.

El delito de pensar es la muerte.

Quien es dueño del pasado domina el porvenir, el que el dueño del presente domina el pasado.

No había forma de discernir entre lo real e inventado.

Minuto a minuto se actualizaba el pasado.

Substituir una falsedad con otra.

La adulteración de la verdad.

Traidores y delincuentes del pensamiento.

Un pelele, no hablaba en él su cerebro sino la laringe.

Patohabla, graznar como un pato. Es de esas pocas acepciones contradictorias. Aplicada a un adversario, configura insulto; aplicada a quien es nuestro amigo, constituye elogio.

Lo de nueva y venturosa vida lo repitió varias veces.

La facultad de recordar.

No hay peor enemigo para el hombre que su propio sistema nervioso.

Si alguna esperanza queda, está en la plebe.

Hasta haber adquirido consciencia no se rebelarán y no pueden adquirirla sin recelarse antes.

Comprendo cómo; lo que no puedo comprender es porqué.

Solo la conocemos a través de los libros y puede que estos no siempre digan la verdad.

Neohabla.

Consideraba como empresa disparatada toda actividad subversiva contra el Partido, por estar irremisiblemente destinada al fracaso. Lo inteligente era saber esquivar las normas y seguir viviendo a pesar de ello.

Buen pensar. Lo cual quiere decir, esclavizada por el dogma partidario e incapaz de abrigar un solo pensamiento lícito.

La familia pasaba a ser de ese modo una prolongación de la Policía del Pensamiento.

¿A qué hora cortan la luz de tu departamento?

Embustes.

Suscitar dudas.

Pueden obligarte a que digas cualquier cosa, pero no a que lo creas.

Delincuentes del pensamiento.

Ir ampliando poco a poco el campo de la lucidez.

El pasado es más importante.

¡Sabotaje!

Consumir el producto total del maquinismo sin elevar por eso el nivel general de vida.

Cuando todos fueran ricos, dejaría la riqueza de constituir un factor de desniveles.

Una sociedad jerarquizada solo puede tener por fundamentos la miseria y la ignorancia.

Producir, pero sin distribuir. Y en la práctica el único modo de alcanzar ese objetivo es librando guerreas interminables.

La función esencial de toda guerra es destruir, no vidas humanas necesariamente, sino el producto de la labor de los hombres.

Histerismo bélico.

A menos que este contribuya a restringir todavía más la libertad del hombre.

La conquista del mundo y la eliminación definitiva de la libertad del pensamiento.

En tanto se mantengan en un estado de perpetuo conflicto armado

La negación de lo real.

Las publicaciones como los textos de historia deformaron siempre la verdad.

Los mejores libros son aquellos que le dicen a uno lo ya sabido.

La desigualdad constituyó el precio de la civilización.

Por vez primera se hacía posible, no solamente exigir de todos una sumisión absoluta a la voluntad estatal, sino uniformar la opinión de la totalidad de los ciudadanos.

Solo existen cuatro formas por las cuales una clase gobernante pueda llegar a ser derribada del poder.

Ni siquiera advierten la existencia de la opresión ejercida sobre ellas.

Una clase gobernante sigue siendo tal mientras pueda designar a sus sucesores.

Un afiliado al partido no puede abrigar sentimientos personales ni demostrar la menor falta de entusiasmo en su fervor sectario: ha de vivir en un invariable frenesí de odio a los enemigos de adentro y de afuera, regocijarse con las victorias militares y renunciar en absoluto a su personalidad para ofrendarla al poder y a la sapiencia del partido.

Embrutecimiento intelectual preventivo.

Un cambio de opinión, o tan siquiera de modo de pensar, constituye un signo de flaqueza.

Doblepensar quiere decir la facultad de albergar simultáneamente en el entendimiento dos creencias contradictorias, admitiendo ambas a la vez.

Se ha de ser capaza de dislocar el sentido de la realidad.

Escamoteo mental.

Quienes mejor entrenados se mantienen acerca de los acontecimientos son precisamente los que más lejos están de ver el mundo como es en realidad. En otro término cuanto mayor la comprensión, mayor también el oscurecimiento mental; cuánto más inteligente menos lúcido.

Los cuatro ministerios.

Solamente conciliando lo contradictorio se puede conservar el poder por tiempo indefinido.

Estado de embrutecimiento fiscalizado por la voluntad estatal.

Quien se aferra a la verdad, aun desafiando al resto del mundo, no puede estar loco.

La cordura no cuenta en las estadísticas.

Donde existe la igualdad la lucidez tiene que imponerse.

Continúa existiendo en mi memoria.

Lo que el partido afirma, eso es la verdad. No es posible advertir la realidad sino examinándola a través del partido.

La libertad consiste en poder afirmar que dos y dos son cuatro.

Al partido le tienen sin cuidado las acciones: solo le preocupan los pensamientos.

No harás; harás; serás.

A nadie que se haya apartado alguna vez del redil se le perdona jamás.

Ser vacío.

Quien detenta el poder no tiene la más mínima intención de desprenderse de él.

Haciéndolos sufrir. No basta la subordinación.

El poder consiste en causar dolor y humillación, en desgarrar en pedazos el entendimiento humano para volverlo a reconstruir conforme a nuestros propósitos.

La nuestra tiene por base el odio.

El hombre es un ser infinitamente maleable.

El embrutecimiento era tan necesario como la inteligencia y no menos difícil de obtener.

La muerte venía siempre en el momento menos esperado.

Para guardar un secreto, lo primero es ocultarlo a sí mismo

Tiene usted que amar al Gran Hermano.

Eso fue lo último que resalté. El mensaje es fuerte, y sin querer ser dramático, es muy similar a la realidad actual.

Parte también de este breve resumen, es querer resaltar, o dar a entender que la “pelea” entre derecha e izquierda es una distracción en que nos dejamos meter, mientras más divididos nos tengan, mejor para las élites del poder, que quieren controlar el bien más preciado del hombre: su libertad, por medio del control de los gobiernos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s