Aprender a decir NO, o a ser auténtico

 

…o a decir la verdad.

Lo contrario sólo genera estrés y ansiedad, sin razón de ser. Y no es que uno sea un mentiroso, pero… más o menos sí, en el fondo fondo.

Uno (yo) quisiera que sus (mis) clientes le (me) dijeran de frente, “hey, no me gusta tu producto”. Eso te da la oportunidad de corregir si hay que corregir, o mejorar. Ahorras tiempo y no te desgastas. “Hey, no estoy interesado en este momento”. Pero aplican otras fórmulas: tengo una mejor oferta más barata, no contestan whatsapp, no devuelven llamadas, hay que perseguirlos. Que desgaste. Puedo estar haciendo algo mal yo. Así son las ventas. A lo mejor no me necesitan tanto como yo creo. La opción es olvidar ese cliente y seguir con el próximo. Siempre hay un próximo, solo asegúrate que dentro del tiempo que te den cuanto te lo den, estén las personas qué deben estar y estés allí 100% haciendo bien tu presentación y que tu mensaje sea entregado.

Pero no pasa así la mayoría de las veces. Esto es parte de alguna manera, de la razón por la que tenemos que trabajar tantas horas a la semana, ser uno de los países menos productivos en el mundo y por la que te pueden mirar raro si estás montando en bici a las 4 de la tarde un jueves. Quizás porque no sabemos hacer preguntas o nos da miedo enfrentar la realidad, no queremos ofender y perdemos tiempo. Pero ese no querer ofender es un arreglo temporal, y no es justo, con ninguna de las partes. El problema de fondo va a seguir.

Aprender a hacer preguntas. Pasa con los restaurantes con frecuencia:

Pregunta: “¿Cómo les pareció la comida?” (la pregunta típica, de cero esfuerzo mental).
– “muy buena” (que respuesta mas chimba).
“Me alegra que les haya gustado” (inserte aquí sonrisa)
“Desean incluir el servicio?”.
Claro.

Esa pregunta no sirve, es pésima pregunta, es demasiado amplia y da la opción para que quien responda no diga la verdad; usted, sano, se queda sin saber si  DE VERDAD al cliente le gustó o no, toca ESPERAR a que vuelva para saber la verdad.  Esta bien, otro enfoque. Yo es que soy impaciente, y alguien diría, poco diplomático, grosero (no es bueno ser grosero sobra decirlo).

Pregunte más bien:

“Van a volver?” (inserte aquí sonrisa real)
Si no responde de INMEDIATO, usted ya no necesita que le respondan. Usted ya sabe que si se demora en responder la respuesta es no. Y consiguió la información que quería. Así sea dolorosa, pero consiguió la verdad.

 

¿Porqué muchas veces por evitar una discusión no decimos las cosas como son? Nos enseñaron a evitar el conflicto, pero el conflicto es bueno, es necesario. Es como permitirle a un niño que rompa algo en la casa, pero ese control incontrolable que manejamos los papás es fatal, y no los dejamos. Y los niños crecen, ¿y cómo? ¿repitiendo nuestros errores? Hey, hay que dejar que los niños cometan errores, y dejarlos que quiebren cosas (esta última la aprendí del libro 13 things mentally strong parents don´t do) que aprendan lo que de verdad importa, no capitales ni nombres de ríos (Cauca y Magdalena, Tigris y Eufrates, suficiente). Eso sí, que asuman las consecuencias, pero hay que dejarlos, de lo contrario, más tarde en la vida van es a quebrar otra cosa, como una empresa por ejemplo.

 

Otros ejemplos de preguntas:

– ¿Volverías a estudiar lo que estudiaste?

-mejor, ¿volverías a ESTUDIAR!? (claro, a los 16 no tienes ni idea de nada, y tus papás…no sé, pero hay que estudiar, ese es el guión y hay que ocupar el tiempo en algo, eres un niño).

¿Volverías a…?,

y así.

La VERDAD, muy probable que respondamos sí a la mayoría sea cual sea la pregunta que nos imaginemos (hasta yo volvería a estudiar, sino no tendría varios de mis amigos hoy), pues de no ser por esas decisiones no estaríamos donde estamos, y donde sea que estemos es donde debemos estar, no importa cómo, lo que importa es la dirección actual (estamos mal pero vamos bien, dice un gran amigo mío).  Es a partir de AHORA cuando hay que decir la verdad a partir de las buenas preguntas, de eso dependes para cambiar la dirección.

If you were born again tomorrow , Bon Jovi, 2016, habla de lo mismo y es una SÚPER canción:

 

Nos vemos.

 

2 thoughts

  1. En Grado 4(1984), me pusieron de tarea preguntar a nuestros Padres que profesión querían para nosotros. Al llegar a casa del colegio pregunté a mi amado Papá y me respondió:-“…Feliz”, al yo sentir que mi Papá no me entendió volvi a preguntar diciéndole:-“Profesion… profesion, que queres que haga, que queres que haga cuando sea grande?”, me respondió lo mismo:-“Feliz”; le dije:-“Pero Pa’ es que es de trabajo, que que queres que haga? Entonces puedo hacer lo que quiera asi no sea bueno?”, me dijo:-“… solo quiero que seas feliz hijo”.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s